Nuestros programas

Formación y desarrollo personal para profesionales.

Próximos cursos en abierto

Liderazgo relacional para responsables de equipo

Te ayudamos a ser un buen líder.

Se espera que los buenos directivos transmitan los valores esenciales del liderazgo, los traduzcan en comportamientos observables y sepan gestionar sus emociones de manera equilibrada para establecer las relaciones adecuadas y ayudarles a desarrollar su máximo potencial.

Te acompañamos a desplegar tu mejor versión para guiar e iluminar a tus equipos.

Te ayudamos a ser una persona influyente.

Saber influir es un arte para el que se requiere de competencias y valores que sostengan la confianza y la credibilidad necesaria para transformar tu entorno sin manipular.

Te ayudamos a desarrollar la empatía.

La empatía es un estilo de vida, dentro y fuera de las Organizaciones. Para ello, es fundamental que los responsables de personas la fomenten y constituya el patrón de comportamiento para todos los miembros de la Organización.

Requiere de conciencia, apertura mental, no juicio, interés sincero por el otro y el bien común.

También requiere de competencias comunicativas para establecer y conducir relaciones adecuadas, especialmente cuando se generan conflictos a resolver.

Te ayudamos a influir y persuadir en público.

¿Miedo escénico? ¿A que me critiquen? ¿A que me cuestionen? “ Soy tímido/a…” ¡Un responsable de personas no se lo puede permitir!

Hablar en público no es solo conseguir que la información estratégica o el exceso de ella llegue a los asistentes, ya que actualmente hay canales tecnológicos muy eficientes para lograrlo.

Significa crear un vínculo con las personas del grupo y conseguir que sientan, vivan y compartan, o no, el mensaje que el orador / ponente está transmitiendo.

Ayudamos a tu equipo a trabajar con valores compartidos.

Trabajar en equipo significa compartir un propósito y unos valores consistentes entendidos por todos los miembros del equipo.

Requiere de confianza, respeto, empatía y mucha comunicación consciente, sincera y transparente, que fomente la cooperación y no la competición y el individualismo.

Te ayudamos con aprendizaje práctico.

Los profesionales de recepción, y atención telefónica son la puerta de entrada a las Organizaciones y deben conocer en profundidad la responsabilidad que ello conlleva.

Atender al cliente y canalizar su demanda implica mucho más que conocer un protocolo de actuación, ya sea presencial o telefónico. Significa dar respuesta al “para qué” de sus funciones y ser consciente del impacto positivo que debe generar en el cliente.

Para que la experiencia sea memorable para el cliente, se requiere desarrollar actitudes y habilidades que permitan atender de manera excelente y conducir las situaciones críticas con tacto y delicadeza, transmitiendo los valores y la imagen de la empresa en todo momento.

Déjame aquí tus dudas o solicita más información: